Ahorrar sin obsesionarse

Para estos tiempos convulsos queremos darles un pequeño consejo: Ahorrar sin obsesionarse. Claro que está bien ahorrar, y es uno de los motivos por el cual creamos este blog, pero tampoco sirve estar obsesionado. Tenemos que tener la capacidad y costumbre de ahorrar, cuando nuestra economía este pasando por un momento de crisis y también cuando estemos generando buenos ingresos. Pero siempre hay que darse algún gusto, y no llegar a ser el tacaño que siempre criticamos.

Para determinar nuestra situación ideal, debemos partir de la base de que hay ciertas necesidades que debemos cubrir, y en base a ello buscar la forma en lo que podemos hacerlo con el mínimo gasto posible (sin exagerar), solo así, podremos hablar de qué cantidad podemos ahorrar cada mes.

De nada sirve el ahorro si no puedes darte algún gusto o dárselo a tus seres queridos. La finalidad del ahorro es tener una economía prospera que nos permita estar algo relajados y de vez en cuando, disfrutar del dinero que tanto nos cuesta conseguir.

Una buena idea es calcular los gastos a dia de hoy durante un mes. Trataremos de tener en cuenta no solo los gastos del mes vigente, sino también los gastos anuales, y asignar la parte proporcional a un mes.

Tales gastos anuales pueden ser, seguros de coche y auto, impuestos, colegios, vacaciones, regalos de navidades, etc.

A continuación procederemos a realizar un listado de todos estos gastos y los separaremos en 2 grupos:

  • gastos básicos y sin posibilidad de descenso
  • gastos reducibles o superfluos

A continuación trabajaremos sobre la lista de gastos superfluos o reducibles, tratando de reducir el máximo de cosas que no necesitemos obligatoriamente.

Sobre la lista ya trabajada, sumaremos toda entrada económica mensual a la que restaremos la cantidad mensual calculada.

De esta manera tendremos como de altos o bajos están nuestros gastos sobre nuestro nivel de ingresos.

Si el nivel de ingresos es superior al de gastos, marcaremos que cantidad de la sobrante queremos ahorrar como objetivo, y teniendo la cifra en la cabeza, incrementaremos la lista de gastos superfluos hasta que encaje con la cantidad marcada.

Si la cantidad estimada de ahorro no encaja ya que nuestros ingresos no dan para más, trataremos de ir reduciendo los gastos superfluos mes a mes.

Esperemos te haya ayudado esta pequeña entrada sobre como ahorrar sin obsesionarse.