Cocinar fácil y barato es posible. Trucos y consejos para ahorrar tiempo y dinero en la cocina

Muchas personas odian cocinar, sin distinción de sexo ni edad, hay gente que no nació para la cocina y hoy en día que en la mayoría de los hogares, trabajan tanto el hombre como la mujer trabajan, cocinar suele ser todo un problema y el delívery todo un presupuesto, además de no ser muy saludable.

Esto sin mencionar el precio de la comida en nuestro país que, por culpa de la inflación, los alimentos básicos no paran de subir, estén o no congelados los precios, por eso que mejor que ¿Encontrar la forma de cocinar de manera sencilla y barata? Pues, a continuación te brindamos algunos trucos para que lo puedas lograr y de esa manera ahorrar tiempo y dinero.

Porciones justas. El primer mandamiento para ahorrar es no cocinar de más. En el caso de la carne, una ración individual saludable son 113 gramos pesándola cruda. Si de arroz cocido se trata, una taza alcanza para dos. En cuanto a las pastas ya preparadas, calcule un puñado de fideos para cada uno.

Pasta y arroz. Son acompañamientos económicos,  fáciles de preparar y, aparte, te sirven para disfrazar las sobras y crear platos novedosos y súper tentadores. Claro, en este momento con el precio de la harina por las nubes, cuando hablamos de pastas, concretamente hablamos de fideos.

LEER
Descubierta una supertierra capaz de albergar (nuestra) vida

Cocina en lotes para varios. Aprovecha la inercia y cocina todo por duplicado: en lugar de un pollo, 2; en vez de 4 milanesas de soja, 6. Guarda o congela los sobrantes.

Piensa en mañana. Cuando estés preparando la cena, cocínate también tu almuerzo del trabajo. Es la mejor manera de aprovechar todos los ingredientes. Además de ser una opción más saludable para el lunch, te ahorrarás mucho dinero en gastos extra.

Compra frutas y verduras locales y de estación. Haz compras estacionales, en grandes cantidades, y congela lo que no vayas a usar. Consigue esas fresas baratísimas en primavera y guárdalas en el freezer para disfrutarlas en el verano, cuando se vuelven prácticamente incomparables.

¡No tires la ensalada! Es muy difícil calcular bien cuánta preparar. Generalmente, hacemos de más y se nos echa a perder enseguida en refrigeración. Un consejo para reciclar los vegetales, es saltearlos con un poco de manteca y ajo. Quedan buenísimos y puede ser un acompañamiento genial para una carne o un pescado

Compra al por mayor. Haz planes con tus amigos o familiares para visitar el supermercado mayorista más próximo y compren todo en tamaño “familiar” o “económico”. Las hormas de queso, los panes de hamburguesa, las salchichas… Después, hay que repartirlo y congelar lo que no vayas a usar en el momento. Eso sí: para ahorrar en la cocina, ¡Invierte en un congelador bien grande!