¿En qué consiste el factoring?

Si quieres aprender más sobre nuevos conceptos de economía, hoy queremos hablarte del factoring. ¿Sabes qué es? Si quieres descubrirlo en profundidad, no te pierdas este artículo:

Factoring: qué es

Las grandes empresas tienden a echar mano del factoring, una opción de financiación que no suelen contemplar las PYMES. Pero, ¿en qué consiste este servicio financiero

Estamos ante una operación de cesión del crédito a cobrar por una empresa a favor de una entidad financiera. Asimismo, están vinculados a las operaciones corrientes de la empresa, de la venta de los productos o servicios a terceros.

En términos más sencillos, es un mecanismo de financiación a corto plazo en el que la entidad financiera adelanta los cobros a un negocio. Por lo que, mediante el factoring las empresas consiguen la liquidez necesaria para funcionar en el día a día. Es una forma de tener siempre una mayor capacidad financiera y tranquilidad.

¿Qué servicios presta el factoring?

Por medio del factoring se pueden resolver distintas situaciones. Por ejemplo, se puede asumir el riesgo crediticio (factoring sin recurso). Su significado es que si el cedido incurre en impago, este riesgo lo asume la entidad financiera.

También realizar la gestión de cobro y no contemplar el riesgo de impago. Es decir, el factoring con recurso. Si el cedente impaga la operación, es quien corre con el agujero del patrimonio.

Otro servicio es el riesgo de cambia si la factura se hace en moneda extranjera, así como el cobro efectivo o el asesoramiento financiero y comercial por parte de los deudores.

Coste financiero

¿Qué coste financiero supone el factoring? Las entidades suelen aplicar una comisión por cada operación. Esta suele ser del 3% nominal del crédito cedido y también hablamos de un tipo de interés por el anticipo de los créditos y el coste de otros servicios asociados.

Ventajas del factoring y principales inconvenientes

¿No sabes si el factoring es para ti o para tu negocio? Lo cierto, es que es una solución que va más allá del anticipo del dinero. Una de las grandes ventajas es el soporte que da la entidad financiera y la externalización del cobro.

Hoy en día, es fundamental tener datos sobre la solvencia de un cliente al que le estamos vendiendo a crédito. No basta con vender, sino con cobrar lo vendido. Asimismo, el factoring sin recurso traspasa el riesgo de la operación y garantiza una morosidad baja en un negocio.

En lo que respecta a las tareas externalizadoras de cobro, depende del volumen de las gestiones a realizar, así como en la fluidez comercial.

Pero en términos generales, la principal ventaja es que permite transformar las ventas a crédito en operaciones al contado. Por lo que, consigues que el dinero líquido entre en caja para así tener una mayor capacidad de financiación en la empresa, más liquidez.

¿De qué inconvenientes hablamos? Como desventaja, podemos hablar de un coste financiero alto en comparación con otros métodos de financiación. Así como la negativa de una entidad financiera a anticipar los créditos o el bloqueo contractual que puede suponer. 

Obviamente, para acceder a las ventajas mencionadas hay que asumir un coste que va sujeto a unos intereses y comisiones. El interés se aplica sobre el capital anticipado en el plazo de cesión y, las comisiones sirven para cubrir los costes asociados a la operación en sí.

¿Merece la pena?

Es una opción de financiación interesante para las empresas, a la que recurren principalmente las grandes. Ellas, al poner todos los pros y contras en la balanza ven que le resulta viable. Por lo que tienden a elegirlo.

No obstante, como alternativa existen otras vías de financiación. Cada vez tenemos más opciones para buscar. Pero, por ejemplo, no se puede confundir con el confirming, que gestiona los pagos y no los cobros.

Mediante el servicio financiero, confirming, los clientes pueden gestionar los pagos a los proveedores y pueden cobrar las facturas antes de la fecha de vencimiento. Es una tranquilidad para tener siempre dinero en caja. Además, se simplifican los trámites.

Cuantas más opciones de financiación conozcas para tu empresa muchísimo mejor, dado que tendrás más posibilidades y te irán mejor las cosas.

¿No sabes qué tipo de financiación elegir? ¿Qué opinas del factoring?