Los mejores 5 consejos para ahorrar en tu día a día

Con estos consejos que te ofrecemos a continuación podrás ahorrar mucho dinero si los sigues uno por uno, y si bien cada uno por separado no puede hacer una gran diferencia, aplicarlos todos juntos significará mucho menos dinero gastado y una billetera o cuenta bancaria más llena de billetes.

Debes entender que los 5 consejos para ahorrar dinero son para quienes de verdad se quieren sacrificar y dejar de lado cosas que creían indispensables pero que en realidad no lo eran.

Sin más preámbulos, te dejamos con los 5 mejores consejos para ahorrar dinero:

1. Ahorrar dinero en cenas: si eres de esas personas que salen seguido a restaurantes, deberás reeducarte para ahorrar dinero. Y con esto no queremos decir que no salgas más, sino que cada vez que salgas deberás ahorrar.

Hay portales como Groupon, Atrápalo o Réstalo que te permiten obtener cupones de descuento gratuitos en diferentes restaurantes de buen nivel, aprovecha esas ofertas. También, hay cupones de bajo precio que te permitirán obtener cenas a un costo modesto.

2. Baja tres grados de tu termostato para ahorrar un 120% anual: Si cada mes bajas tu termostato unos tres grados, entonces te estarás ahorrando una cifra aproximada al 10%, lo cual se traduce a un ahorro anual del 120%, siendo así algo más que una factura menos la que tendrás que pagar.

3 Elige un día de la semana donde no gastes nada: a ese día lo puedes nombrar como el de gastos cero. Y se trata de una tarea muy simple, no gastar nada durante todo el día. Para ello, no salgas con la cartera de tu casa, así evitarás pagar por algún apuro con crédito o mediante billetes.

4. Deja de comprar ropa que no necesitas: hazlo fácil, todo aquello que no hayas utilizado durante una temporada lo das para donación o lo vendes en una feria americana casera. Y luego de ver el estilo que no has utilizado durante la anterior temporada, evita comprar ropa similar sólo para rellenar tu armario, no gastes si de verdad no es completamente necesario.

5. Ahorra en la compra semanal: siempre realiza un menú semanal en el que distingas las diferentes comidas del día; el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena. Teniendo esto presente, sabrás qué comprar y que no. Destina también un presupuesto semanal para estas compras e intenta ir de compras en un momento que te sientas lleno, así evitarás comprar por el impulso que te genera tu hambre sin saciar.