Pandemia causa sobredemanda de madera, ahora es más caro y escaso

Uno de los recursos naturales más importantes es la madera, considerada como uno de los recursos renovables más importantes de todos los tiempos por su versatilidad en la construcción de objetos de uso cotidiano, pero esto no lo ha hecho menos propenso al impacto por la pandemia.

Desde la creación de casas, papelería e inclusive papel higiénico, la madera es de primordial importancia en la sociedad y como la conocemos en la actualidad. Si bien se han intentado hacer campañas de concientización acerca de la deforestación y la plantación de nuevos árboles es algo que ha preocupado demasiado a lo largo de los años y el impacto que este puede tener en el medio ambiente.

El efecto que la pandemia ha traído al consumo de madera

El suministro de madera era menor de lo habitual antes de que comenzara la pandemia de COVID 19, y los molinos cerrados ralentizaron el proceso de importación, según la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas (NAHB).

También informó que los factores contribuyentes incluyen la falta actual de conductores de semirremolques certificados para transportar madera y, al mismo tiempo, las personas que pasan tiempo durante los cierres relacionados con la pandemia para construir cubiertas, reparar cercas y comenzar otros proyectos de bricolaje que requieren grapas de construcción como madera contrachapada.

LEER
5 rascacielos futuristas, que ya existen para ser visitados tras la pandemia

Los problemas causados por la escasez de madera en curso han llegado al Congreso como parte del esfuerzo de base de la NAHB para instalar a la administración de Biden a abordar el creciente problema del aumento de los precios de la madera y los materiales junto con la escasez de suministros.

Respondiendo a una solicitud del representante Robert Aderholt, republicano de Alabama, para que el aumento de los precios de la madera y los problemas de producción sean una prioridad durante una audiencia del subcomité de las asignaciones de la Cámara el 6 de mayo sobre la solicitud de presupuesto para 2022 del presidente Joe Biden, la secretaria de Comercio Gina Raimondo respondió: “Te prometo que lo haré”.

El alza en el precio de la madera pone en aprietos norte américa

Para algunas personas, el viaje hacia la escasez de madera en Norte América comienza con la decisión de construir una nueva casa, o en Home Depot, donde la locura de la renovación de viviendas impulsada por la pandemia ha contribuido a hacer que los materiales básicos sean costosos y difíciles de conseguir.

Para otros comienza con los memes. El precio de la madera aserrada se ha disparado durante el último año y es un producto muy popular y esto no ha pasado desapercibido por internet.

LEER
Europa controla ya a los banqueros millonarios

“Ni siquiera una escolta policial”, bromeó una persona en Twitter junto a una foto de un camión lleno de madera rodando por la carretera. Otro tomo una foto de una piula de tablas en un edificio y comentó: “Vaya, los vecinos simplemente hacen alarde de su riqueza en el pasillo”.

Si bien los memes son una broma, la situación es real; la demanda de madera se ha disparado en los últimos meses y los proveedores han tenido dificultades para mantenerse al día.

Gran parte de la industria ha estado pisándole los talones desde la Gran Recesión y, en consecuencia, ralentizó la producción. Esos cierres de aserraderos y demás son fáciles de revertir, incluso si alguien hubiera predicho que las cosas mejorarían ahora.

Los precios, a su vez, se han disparado. Durante años, el precio de 1.000 pies tablares de madera se ha comercializado generalmente en el rango de $200 a $400 dólares. Ahora está muy por encima de los 1.000 dólares. (Un tablón es 12 x 12 x1 pulgadas, y la construcción de una casa unifamiliar nueva promedio requiere aproximadamente 16 000 pies tablares de madera).

 Una casa nueva que hubiera costado $10 000 dólar en madera hace un par de años ahora cuesta $40 000 (solo el valor de la madera). La mayoría de la gente en el sector esperaba que el COVID 19 indujera una desaceleración en toda la industria, no un auge en toda la industria. Muchos fueron sorprendidos con en plena construcción.

LEER
Arabia Saudí se actualiza para dominar también el mercado del nitrógeno

“No solo me ha sorprendido, también ha sorprendido a toda la industria, lo rápido que regresamos. Vivienda y construcción, reparación y remodelación, ahí es donde los consumidores estadounidenses apuntaron tanto dinero que la magnitud de la demanda era difícil de comprender”, dijo Stinson Dean, director ejecutivo de Deacon Lumber, una empresa de comercio de madera con sede en Missouri.

El frenesí de la madera es parte de una seria de desarrollos inesperados y extraños en la economía de COVID 19. Antes de la gran carrera por la madera de 2021, hubo la gran carrera por el papel higiénico de 2020.

EL mismo aburrimiento del encierro y el dinero extra que inspiró a algunas personas a ingresar al comercio diario animó a las personas a decidir que era hora de arreglar sus hogares. Aquellos que huyeron de las ciudades decidieron no solo comprar viviendas existentes, sino también construir nuevas.

En medio de una pandemia, el deseo de renovar casas se volvió una epidemia

Antes de adentrarnos más en la crisis de la industria de la madera, probablemente sea una buena idea explicar como suele ir el flujo de material: alguien corta un troco en el bosque, lo mete en un camión y va a un aserradero o molino de paneles para que de esa manera se procese en un producto terminado, en este caso una barra de madera, una hoja de madera contrachapada o un tablero de fibra orientada que luego sale al mundo para ser vendido.

LEER
Qué se demanda en Francia con la reforma de las pensiones

La madera y la madera aserrada se refieren a cosas diferentes: la madera es la fibra cruda del bosque, el árbol; la madera aserrada es un bien acabado manufacturado, como lo que comprarías en la ferretería para arreglar tu cerca.

Se puede pensar en la cadena como en la industria petrolera. El petróleo sin procesar es el tronco, la refinería es el aserradero y el gas es la madera, el producto del que todos hablan ahora.

Hasta cierto punto, la historia de esa manía por la madera es bastante sencilla sobre la oferta y la demanda: la gente quiere más madera de la que hay para todos.

Si bien hay lugares donde el suministro de madera es escaso, hay otros donde no lo es en absoluto. Lo que molesta a las personas que intentan construir una terraza no es realmente la escasez de árboles para talar, es más la escasez de la madera procesada que realmente puede usar: la madera aserrada.

Cuando la pandemia golpeó en la primavera del 2020, muchas personas en la industria de la madera asumieron que el negocio estaba a punto de echarse a perder. Millones de personas estaban sin trabajo, negocios en todo el país cerraron y el país estaba en recesión. Y así, los productores reaccionaron en consecuencia.

LEER
¿Qué efectos conlleva la subida del salario mínimo?

“Realmente marcaron de nuevo, pensando que la demanda caería, y la realidad es que la demanda nunca se desaceleró”, dijo Dustin Jalbert, economista senior y especialista de la industria de la madera en Fastmarkets RISI.

En cambio, las cosas se aceleraron, las personas que se quedaron en casa debido a los cierres de COVID -19 en todo el país decidieron que era un buen momento para emprender proyectos de mejoras para el hogar reparando y remodelando sus hogares.

Colocaron cercas, agregaron terrazas, construyeron oficinas, restauraron sótanos. La tendencia del bricolaje ayudó a impulsar cifras de ventas estelares en tiendas como Home Depot y Lowe´s.

La oferta y el auge de la madera

La industria de la madera ha luchado por recuperarse a raíz de la gran recesión y la burbuja inmobiliaria, y una serie de problemas económicos, regulatorios y ambientales la han pesado. En EE. UU y Canadá, muchos aserrados cerraron por completo o ajustaron sus operaciones a la baja; 2019 fue un mal año para la madera en particular.

“No se pueden tener 12 años de recesión en una industria y no hacer que esa industria ajuste su comportamiento” dijo Paul Jannke, director de Forest Economic Advisors.

LEER
¿Coltán y Tantalio? Estos son los elementos y minerales que hicieron posible los smartphone

En la primavera de 2020, en preparación para un negocio aun peor, muchos mayoristas vendieron inventario y redujeron sus operaciones. A medida que se hizo cada vez más claro que la pandemia podría no ser un desastre para el sector después de todo, la industria tardo un tiempo en creer que duraría.

Encontrar trabajadores madereros fue un desafío antes del COVID- 19; durante la pandemia, ha sido aún más difícil. Los aserraderos han tenido dificultades para dotar de personal y agregar turnos, no solo por las restricciones y mediadas de seguridad.